Feminismo y política vs Política y feminismo

– ¿Tú estás en esto del feminismo?

– No sé a qué te refieres con ‘esto del feminismo’, pero si lo que me preguntas es si soy feminista, sí, soy feminista

– Interesante reflexión la tuya. Como bien sabrás, las mujeres constituimos la mitad de la humanidad. Sin embargo, es la otra mitad la que domina, vivimos conforme a un sistema genealógico exclusivamente masculino, lo que supone una injusticia social y cultural hacia lo femenino. El lema feminista en los años sesenta fue ‘Lo personal es político’: las feministas se dieron cuenta de que el avance de la igualdad requería poder político real para cambiar de forma efectiva sus condiciones de discriminación estructural, pero a pesar de la existencia de leyes antidiscriminatorias o de que se intenten eliminar las definiciones sexistas, la desigualdad sexual se mantiene, la sociedad sigue estando definida según los intereses del hombre. Si realmente hubiera voluntad política, la igualdad y la perspectiva de género deberían ser una cuestión transversal a todas las políticas gubernamentales, pero, muy al contrario, lo que prevalece es una posición ideológica inmovilista que se ampara en los lugares comunes del discurso igualitario y que carece de la voluntad para llevar a cabo cambios estructurales. Ejemplo de ello es una moción (entre otras muchas), presentada en meses pasados por Cambiemos Murcia, que  pretendía la puesta en marcha de la campaña ‘No es No’ durante las fiestas de Murcia, una campaña totalmente desarrollada que de haberse implementado habría servido para visibilizar y concienciar sobre la violencia de género y la igualdad. No olvidemos que Murcia está a la cabeza en violencia de género, y ni que decir tiene que fue rechazada…

– ¿Cuál fue el motivo?

– Sin duda, la falta de voluntad política del resto de grupos. Pero es significativo que de forma unilateral y en pleno mes de agosto se convoque una rueda de prensa por la concejalía de Derechos Sociales para presentar la campaña “Sii a Murcia sin violencia machista”, que pretende poner de manifiesto el compromiso del Ayuntamiento de Murcia en la prevención de todo acto de violencia contra las mujeres.

– ¿Pero esto es positivo, no? ¿En qué consiste?

– Pues ese es el problema, consiste en poner un logo en un programa de fiestas. Según refiere la concejala de Derechos Sociales en Murcia, no tenemos casos de violencia machista en las fiestas, pero realmente lo que no tenemos son estadísticas. También incluye un itinerario guiado dentro de los recorridos de Femenino Plural (Mujeres en la Feria) para destacar el papel de la mujer en las tradiciones de la Región, tales como la gastronomía, los toros, etc.

– ¿No es esto primar los roles claramente feminizados como los de madres, enfermeras o santas? ¿Realmente esto es prevención contra todo acto de violencia contra las mujeres?

– ¿Entiendes ahora porque te digo que no existe voluntad política? Si realmente el Gobierno, las comunidades autónomas y los ayuntamientos tuvieran voluntad política para luchar contra la violencia machista, trece años después de la entrada en vigor de la ley contra la violencia de género no estaríamos exigiendo un Pacto de Estado, porque la realidad es que nos siguen asesinando. ¿Sabes que es lo peor? Que este Pacto de Estado ha nacido sin esa voluntad política que supere los postulados partidistas o ideológicos. La vida de las mujeres sigue estando en peligro pero… ¿a quién le importa?

*Lola Poveda es miembro del grupo sectorial de Mujeres, Feminismos e Igualdad de Cambiemos Murcia

Autor: Carlos Egio

Comparte este artículo en

Deja un comentario