Exigimos la restitución de la línea de bus 61 y acusamos al PP de “dejar tirada” a la ciudadanía

Cambiemos Murcia ha reclamado hoy en rueda de prensa la restitución de la línea de autobús 61, que conectaba El Palmar, San Ginés, Aljucer y Murcia, suprimida en 2012 tras la aplicación del Plan de Optimización del Transporte Público de la Entidad Pública del Transporte, y ha acusado al Gobierno municipal de “dejar tirada” a la ciudadanía con su “política de recortes en el transporte”.

El concejal Nacho Tornel, acompañado de Ginés Mirón, vocal de la formación en San Ginés; Francisco Guirao, de Cambiemos Aljucer, e Isabel Ortiz, vecina de esa pedanía, ha explicado que la realidad del transporte público en el municipio, es decir, la que viven las personas que residen en las pedanías, es “muy diferente” a la que el consejero de Presidencia y Fomento, Pedro Rivera, presentó hace un mes en un acto sobre el Plan Director de Transportes.

En este sentido, ha señalado que a la “anormalidad” que supone que las líneas de pedanías no formen parte de las competencias municipales sino regionales, se suma el hecho de que mientras el equipo de Gobierno gasta millones de euros en proyectos en el centro, las pedanías soportan las consecuencias de un transporte público que sufre continuas restricciones.

Así, según el edil, la parte más dura se la llevan los residentes en zonas como San Ginés, El Palmar y Aljucer, en las que residen más de 33.000 personas y donde se localizan dos polos de empleo y servicios públicos de referencia en el municipio, La Arrixaca y el polígono industrial de San Ginés. Se trata de zonas, al igual que el Campo de Murcia, “muy necesitadas” de transporte público que han visto mermadas la movilidad de sus habitantes por la restricción de líneas, el aumento del precio del billete y el empeoramiento de la calidad en el servicio.

Para Tornel no tiene sentido que la línea 61 siga desaparecida cuando su supresión se debió a la crisis, puesto que según el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la situación ya ha mejorado.

Francisco Guirao ha informado de que con la eliminación de la línea 18 el próximo 23 de marzo ya son dos las veces que Aljucer ha sufrido el cierre de una línea de autobús, como consecuencia de una política de carácter discriminatorio no solo con los habitantes de esa pedanía, sino con los de las 55 afectadas, en las que vive el 61 por ciento de la población del municipio.

“Se están cargando el sistema radial que unificaba las pedanías con iguales precios y horarios”, ha comentado Guirao, quien ha recordado que Murcia cuenta con los precios de los billetes más caros de España y que, tras la aplicación del ‘tarifazo’ en 2012, cada viaje pasó de costar 1,10 euros, a 2,10.

Esta situación afectó a más de 45.000 habitantes en unas líneas que se usaban “de forma masiva”, lo que es, en palabras de Guirao, un “auténtico disparate”, máxime si se tiene en cuenta que mientras el transporte en autobús se recorta, el tranvía – que cubre parte de la zona norte, centros comerciales y nuevas urbanizaciones, recibe de las arcas públicas un total de 12,5 millones de euros al año, es decir, 1,5 millones por kilómetro.

Por su parte, Ginés Mirón ha insistido en que la creación de la línea 18 en 2012 -que desaparecerá el 23 de marzo- fue una “excusa” del Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma para “cargarse” la 61, que contaba con 34 expediciones diarias. El coste de la recuperación de esta línea, que utilizarían 500 personas al día, supondría para el Consistorio 120.000 euros, una cantidad mínima si se compara con los millones que se destinan a otros proyectos.

El vocal de Cambiemos Murcia ha criticado, asimismo, que tras los recortes que se efectuarán próximamente barriadas como San José de la Montaña o Casa de Gallego se van a quedar sin transporte público y sus habitantes tendrán que recorrer, a pie o en coche privado, quien disponga de él, cerca de 2 kilómetros para ir al centro de salud de referencia o a La Arrixaca.

Dos autobuses y una hora de viaje para recorrer 5 kilómetros

Asimismo, Mirón ha recordado que tras la eliminación de una línea hay “situaciones humanas complicadas” como es el caso de Isabel Ortiz, madre de un hombre de 45 años con movilidad reducida que tiene que coger dos autobuses para viajar desde su vivienda en Aljucer al centro de Murcia. “Más de una hora de viaje para recorrer 5 kilómetros”, ha remarcado Isabel.

“Pedimos que no se corte la línea, horarios más asequibles y paradas en condiciones”, ha sostenido Isabel, que vive entre San Ginés y Aljucer.

Desde Cambiemos Murcia han informado de que esta tarde, a las 20 horas, se ha convocado una reunión de las juntas municipales de San Ginés, El Palmar y Aljucer. La idea, explican, “es implicar a la gente para que no se corten las líneas” y para ello no descartan movilizaciones ciudadanas.

Autor: Silvia Cabrera

Comparte este artículo en

Deja un comentario