Cambiemos Murcia denuncia la “falta de previsión” del Gobierno municipal en las obras de la Costera Norte

El concejal de Cambiemos Murcia Nacho Tornel ha criticado la “falta de previsión” del Gobierno local en las obras de la segunda fase de la Costera Norte, inaugurada en julio 2016 y que a día de hoy acumula “serias carencias” relacionadas con la accesibilidad y la seguridad de los peatones.

Tornel ha señalado que uno de los problemas más graves es que el carril bici, que está construido sobre un terreno de la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT), se ve interrumpido a mitad de la Costera por la presencia de tres válvulas, lo que impide la continuidad de este vial.

“Para poder mantener el carril se ha tenido que suprimir uno de los viales de vehículos, destinándolo a las bicis”, ha explicado Tornel, quien ha asegurado que, de esta manera, se hace imposible que la Costera absorba los 60.000 automóviles que desde el Ejecutivo murciano se anunció en un principio.

A esto, se añade que la Costera corta dos calles, el camino de Don Luis, que da acceso a una fábrica y a un núcleo de viviendas, y, con especiales consecuencias, la calle Colegio, que da acceso al centro de Cabezo de Torres. Pese a ello, el proyecto no incluía la colocación de un semáforo en este punto y tuvieron que ser los vecinos, en noviembre de 2015, quienes lo solicitaran.

“Esta señal soluciona el problema del paso de peatones, pero no el de los vehículos, puesto que estos, para cruzar a la fábrica o a las viviendas del sector norte, tienen que recorrer un kilómetro de ida hasta la rotonda más próxima, y otro de vuelta”.

Además, la parte norte de la Costera no tiene acera y está limitada por un guardarraíl, lo que la convierte en “una auténtica barrera que solo sirve para los coches que circulan desde la urbanización de La Ladera, en Cabezo de Torres, hasta el cementerio de la pedanía”.

Otros de los problemas que presenta la infraestructura, según Tornel, tienen que ver con los vados que hay en la mediana, que “no llevan a ningún lugar” al no existir aceras, y que una de las rotondas está sin acondicionar, llena de matorrales y con viales “que dan a calles cerradas al tráfico”.

Afán por inaugurar

Para el edil, todo esto responde al “afán por inaugurar” de los Gobiernos del PP, que han llevado a “crear problemas de conexión donde no los había” en la Costera Norte.

A su juicio, esta vía “no puede ser concebida como un atajo, una forma de llegar antes a los sitios, sino que tiene que facilitar el acceso a los núcleos de población y articular el territorio”.

Asimismo, ha explicado que no le vale el argumento de que las obras se aceleraron por la urgencia de dar solución a los problemas de tráfico. Precisamente, “dada esta necesidad”, las obras “deberían haberse realizado mucho antes, valga como ejemplo el retraso de diez años en la construcción de la Costera Sur”.

No podemos entender que el Ayuntamiento reciba una obra inacabada”, ha concluido.

Autor: Silvia Cabrera

Comparte este artículo en

Deja un comentario