Sale adelante nuestra propuesta para crear un protocolo municipal de vigilancia urbanística

El Pleno del Ayuntamiento de Murcia ha aprobado hoy la moción de Cambiemos Murcia para la elaboración de un Protocolo de Vigilancia Urbanística en el que estén implicadas todas las áreas del Consistorio y que cuente con la participación de la Policía Local y las juntas municipales.

La iniciativa, defendida por el concejal Sergio Ramos, tiene su razón de ser en que Murcia cuenta con una gran cantidad de construcciones que carecen de licencia, lo que provoca un “caos urbanístico” que perjudica especialmente a la huerta de Murcia, donde, además, son comunes los vertederos ilegales.

El edil ha destacado que esta situación se agrava por la falta de recursos en la inspección urbanística y en materia de planificación, por lo que ha reclamado dotar a las áreas competentes de los medios necesarios para el control de la legalidad urbanística en el municipio.

Además, la Corporación ha dado el visto bueno a la moción del mismo concejal para instar a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) a que desmantele de forma definitiva la presa hinchable situada en el río Segura, a la altura de Rincón de Seca.

La presa, según ha explicado el propio Ramos, ha estado inutilizada desde la última avenida hasta hace unas semanas y “no tiene ningún uso definido que no sea laminar el agua para dar la falsa sensación de un mayor caudal que, en realidad, desnaturaliza el cauce”.

Igualmente, el Pleno ha dado luz verde a la moción del edil Nacho Tornel  para la elaboración de un programa que incluya medidas alternativas a la expulsión en centros de Educación Secundaria del municipio en coordinación con los institutos públicos y la Consejería de Educación.

El fin no es cuestionar el objeto y la aplicación de las expulsiones, sino ofrecer una respuesta educativa a los problemas que tienen lugar en los centros y en el ámbito extraescolar, y hacer frente a la situación de desmotivación que puede acarrear este tipo de sanción.

Ha salido también adelante la propuesta de la concejala Margarita Guerrero para la incorporación de cláusulas éticas de comercio justo en los contratos, concesiones y autorizaciones municipales, y para impulsar las acciones necesarias para conseguir la acreditación de Murcia como ‘Ciudad por el comercio justo’.

Con esta iniciativa, la formación municipalista persigue que el Ayuntamiento valore el comercio justo como una herramienta de desarrollo sostenible y de lucha contra el cambio climático, que aplique criterios basados en la transparencia, la responsabilidad, la trazabilidad, las prácticas comerciales justas o la equidad de género.

Respecto a la moción para la eliminación de la disposición adicional 27 de los PGE, que según la formación municipalista dificulta la subrogación de trabajadores por las empresas adjudicatarias de servicios públicos, ha sido rechazada tanto PP como Ciudadanos, mientras que PSOE se ha abstenido.

Autor: Silvia Cabrera

Comparte este artículo en

Deja un comentario