Denunciamos el estado del paso subterráneo de la Senda de Enmedio

Cambiemos Murcia ha denunciado hoy el “mal estado” del paso subterráneo de la Senda de Enmedio, que une el barrio de San Antón con La Albatalía.

Este paso, que antes de la construcción de la autovía A-30 estaba ocupado por un camino tradicional muy frecuentado, se encuentra en una situación “lamentable” fruto de la “dejadez” del Gobierno municipal.

Así, “se ha convertido en un lugar lúgubre, con las luces fundidas, las paredes llenas de pintadas y los desagües atascados, por lo que se inunda con facilidad cada vez que llueve”.

El concejal de la formación municipalista, Sergio Ramos, ha insistido en que este problema convierte a los vecinos de La Albatalía en “ciudadanos de tercera”, ya que “a pesar de pagar sus impuestos carecen de buenos servicios”.

A esto, ha sumado el hecho de que “tienen las mismas dificultades para poder adentrarse en esa zona de huerta donde la autovía actúa de muralla”.

Para Ramos, es “necesario” que el Ayuntamiento trabaje en el diseño y ejecución de corredores verdes de cara a la revisión del Plan General, porque de los contrario “difícilmente se potenciará el valor de la huerta”.

Ha exigido que, mientras tanto, y “de manera inmediata”, se arregle este paso, su conexión y señalización con el jardín de La Seda y se proceda a la mejora del entorno.

Para Cambiemos Murcia, el Plan General nunca tuvo en cuenta el valor de la Huerta, y la ciudad ha ido creciendo de espaldas a ella y rodeada por numerosas infraestructuras que dificultan cualquier conexión.

“Se trata de un urbanismo obsoleto muy alejado de los nuevos conceptos de ciudad que, de manera más respetuosa, vienen a unir el centro y los barrios con su entorno rural y los espacios naturales a través de corredores verdes”.

Ramos ha asegurado que en el municipio únicamente existe el cauce del río y el Paseo del Malecón como nexos de unión entre el centro de la ciudad y la Huerta.

El resto de barrios se encuentran rodeados de avenidas, autovías y muros ferroviarios que dificultan o hacen imposible esa unión, debiendo conformarse la ciudadanía con acudir a los pequeños parques o jardines de sus barrios, o bien coger el coche para poder tener contacto con la naturaleza.

Autor: Silvia Cabrera

Comparte este artículo en

Deja un comentario