Tachamos de incomprensible que la Oficina de Turismo permanezca cerrada en agosto

El concejal de Cambiemos Murcia Nacho Tornel ha tildado hoy de “incomprensible” que en pleno mes de agosto la Oficina de Turismo de la plaza del Cardenal Belluga, que es el principal punto de llegada de grupos organizados de turistas que se desplazan hasta la capital en autobús, esté cerrada.

Según Tornel, esto se debe a que el Ayuntamiento no ha previsto con suficiente tiempo la adjudicación de un nuevo contrato para la gestión de esta Oficina, ya que el anterior, a cargo de la empresa ESATUR, finalizó este lunes, 31 de julio.

Para el concejal, esta “precariedad” en los recursos de información turística en el municipio, que se ha extendido a otros espacios como el Centro de Visitantes de La Luz y el de San Antonio El Pobre, contrasta con los anuncios de eventos que el equipo de Gobierno exhibe a diario.

“Es preciso un esfuerzo claro por dotar de medios humanos el servicio de Turismo y mejorar las condiciones laborales del personal que atiende tanto las oficinas de información turística como los centros de visitantes”.

El edil de la formación municipalista ha considerado, asimismo, que el servicio de Turismo del Ayuntamiento de Murcia debe ser quien planifique la gestión de los puntos de información, los centros de visitantes, los lugares de interés y los eventos, y que sea un organismo público con capacidad para contratar personal propio quien se encargue de la ejecución del plan turístico del municipio.

Esta sería, a su juicio, impulsar una “política coherente” si el Ayuntamiento tiene realmente previsto ampliar la oferta de actividades y proyectos atractivos para el turismo como la recuperación del yacimiento de San Esteban, los Molinos de la Huerta, el conjunto palaciego de Monteagudo o el yacimiento argárico de Beniaján.

Dos contratos distintos

Tornel ha llamado la atención sobre el hecho de que dos empresas distintas se hagan cargo de los puntos de información turística de la ciudad, una para la de la plaza Belluga y la otra para Gran Vía y Jardín Floridablanca . “No tiene sentido atomizar el servicio en multitud de contratos con entidades diferentes”, ha sostenido.


Autor: Silvia Cabrera

Comparte este artículo en

Deja un comentario